domingo, 20 de octubre de 2013

El número de la cuerda

Tú eras mi musa
Yo solo una reclusa
De la luz difusa

Que tus ojos inunda
Y rebosa cubriendo
Cuanto miras

Yo una pobre mendinga
Que rebusca
Entre lo que tiras

Una adicta de besos fugaces
Miradas cómplices
Caricias secuaces

Una cruel tortura
En la que creyendo una utopía
Soy tu devota victima

Siguiendo tu autopista no hay señales
Que dicten nuestro destino
Y agarrada al salpicadero rezo

Rezo a mi sino, y espero
Que mis oraciones
Lleguen a buen puerto

Seria muy fácil decir te quiero

Seria muy fácil decir nunca lo haré


Lo increíble lo fantástico
Lo espectacularmente maravilloso
Es el equilibrio que demuestras

En este numero circense
Clásico de la cuerda
Sin decantarte por un lado o el otro

“Si, pero no como tu quieres”
Deja que haga “bang” y acabe con todo
Voy persiguiendo al becerro de oro

Solo las letras la lucha y la familia
Mantiene a esta muñequita
En pie hoy en día todavía

Yo nadaría en ti
Me fundiría confundiría
En un letargo que durara la vida

Pero como nada dura la vida entera
Y me siento como ese juguete
Que olvidaste en la guantera

Esta pantera, acabará retrocediendo abatida
Llorando y penando
Lamentando y mascullando, si

Pero siguiendo la tenue esperanza
De que aún le ha de quedar
Jungla y fuerzas para explorar:
No será este su rugir final.
(2012)